Retransmisión:
: miércoles, a las 02:00 hrs.

Lista de episodios:

       Episodio 13: Españoles

Españoles

La inmigración fuerte de españoles a tierras mexicanas se inició en las últimas décadas del siglo XIX, favorecida por la apertura de la economía a la inversión extranjera, impulsada por el gobierno de Porfirio Díaz. A pesar de que gran parte de los inmigrantes eran campesinos que provenían de zonas rurales, en México se dedicaron al comercio.

Después de tres años de la Guerra Civil Española, finalmente el gobierno republicano fue derrocado y miles de españoles tuvieron que emprender el camino del destierro: México les abrió la puerta a 25 mil desterrados españoles que fueron llegando al país paulatinamente, hasta 1942.

Durante la segunda mitad del siglo pasado se reanudaron las redes migratorias que se venían construyendo desde las últimas décadas del siglo XIX. Hoy en día, los españoles <http://es.wikipedia.org/wiki/España> se han dispersado por toda la república mexicana, y se estima que en el país viven unos 80 mil inmigrantes de origen español.


       Episodio 12: Alemanes

Alemanes

La inmigración a gran escala de alemanes a México se dio en los últimos años del siglo XIX, cuando el presidente Porfirio Díaz abrió la economía a la inversión extranjera con el fin de impulsar el desarrollo y la modernización del país.

En 1922 otro grupo considerable de alemanes llegó a México, conocido como menonitas, y pertenecientes a la iglesia protestante anabaptista, cuyos miembros sufrieron persecuciones en Europa, obligándolos a trasladarse al continente americano.

La Segunda Guerra Mundial transformó la vida de la comunidad germana en México, que para ese momento sumaba unos 7 mil residentes. El gobierno intervino las empresas alemanas establecidas en el país, confiscándoles sus bienes y obligándolos a concentrarse en la Ciudad de México. Concluida la Guerra, les fueron devueltos sus bienes intervenidos.

En México hoy viven unas 6 mil personas nacidas en Alemania, que junto con los descendientes de germanos que inmigraron a México en distintos momentos, forman una comunidad de más de dos millones de personas establecidas en todo el país.


       Episodio 11: Húngaros

Húngaros

La migración de húngaros o magiares, como ellos mismos se nombran, se dio entre las dos guerras mundiales, de 1920 a 1940. Se habla de unos 3 mil inmigrantes que salieron de su país a consecuencia de las sucesivas guerras en Europa y a la intransigencia religiosa. En su mayoría venían de la ciudad de Budapest con la intención de llegar a Estados Unidos. Sin embargo, ese país había empezado a restringir la migración, así que se establecieron en México.

La inmigración de húngaros se detuvo en los años cuarenta con motivo de la Segunda Guerra Mundial. Entonces Hungría estaba vinculada con Alemania, y México con los países aliados, por lo que se rompieron las relaciones diplomáticas entre ambos países. Muchos de los inmigrantes húngaros de la primera generación dejaron el país después de la Segunda Guerra Mundial trasladándose a los Estados Unidos, a Israel o regresando a Hungría.

La comunidad húngara en México es relativamente pequeña, por lo cual se fueron integrando a la sociedad mexicana o a otras comunidades del país, como la de judíos.


       Episodio 10: Italianos

Italianos

A mediados del siglo XIX los gobiernos liberales de México fomentaron proyectos de colonización del país, con el fin de poblar el extenso territorio y desarrollar el campo. Entre los extranjeros invitados a impulsar la agricultura se eligió a los italianos por ser blancos, católicos y de origen latino. Así, los italianos se establecieron en el actual municipio veracruzano de Gutiérrez Zamora, en donde fundaron una primera colonia que sirvió de modelo a muchas otras, las cuales se formaron en otros lugares de la República.

En Chipilo, próximo a la Ciudad de Puebla, en 1882 se estableció una colonia formada por unos 3 mil inmigrantes italianos, provenientes de la región septentrional del Véneto, al norte de Italia. Ellos vinieron a México en busca de tierras fértiles y huyendo de la pobreza que azotaba la región en esa época.

Para los años veinte, después de la Primera Guerra Mundial y una vez concluida la etapa armada de la Revolución Mexicana, la inmigración italiana se duplicó. Hoy en día existen aproximadamente 13 mil residentes de ciudadanía italiana en México, y se estiman 85 mil mexicanos descendientes de italianos.


Más información

Zilli Manica, José B. Italianos en México. Ediciones San José. Xalapa, Ver. 1981.

Palma Mora, Mónica. “Asociaciones de migrantes extranjeros en la ciudad de México. Una mirada a finales de siglo XX”. Revista Migraciones Internacionales. Colegio de la Frontera Norte. Julio-diciembre, 2005.
Bouges Medina, Gabriela. “Italianos. Entre sus afinidades y desencuentros.” En La ciudad cosmopolita de los inmigrantes. Coordinado y editado por Carlos Martínez Assad. Tomo 2. Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, 2009.


       Episodio 9: Argentinos

Argentinos

En el siglo XX, a finales de los años treinta, los argentinos empezaron a migrar hacia México. Principalmente eran actores y actrices de cine y teatro, quienes llegaban a nuestro país atraídos por la producción cinematográfica mexicana de la llamada "época de oro".

La siguiente ola de inmigrantes argentinos llegó entre 1976 y 1983, se trató de exilados políticos que salieron de su país durante la dictadura militar. Esta migración enriqueció a las universidades públicas, pues muchos escritores y estudiosos de las ciencias sociales se incorporaron a sus aulas.

Y durante la última década ha llegado una nueva ola de inmigrantes argentinos a México, jóvenes y empresarios que a consecuencia de la severa crisis económica que atravesaba su país, salieron en busca de oportunidades de empleo.

Hoy en día los argentinos <http://es.wikipedia.org/wiki/Argentina> suman alrededor de 8 mil 500 inmigrantes, constituyendo la comunidad extranjera más numerosa de sudamericanos en territorio mexicano.


Más información

Yankelevich, Pablo. “Argenmex. Desterrados argentinos en la ciudad de México.” En La ciudad cosmopolita de los inmigrantes. Coordinado y editado por Carlos Martínez Assad. Tomo 2. Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, 2009.
Instituto Nacional de Migración. Los extranjeros en México. Censo Nacional de Población 2000. INEGI, México.


       Episodio 8: Ingleses

Ingleses

Los primeros ingleses se establecieron en México en 1823, cuando Pedro Romero de Terreros, tercer Conde de Regla, buscó en Inglaterra inversionistas para rehabilitar sus minas, que se encontraban inundadas. La inmigración británica en México se inició inmediatamente después de que el país logró su independencia: Inglaterra fue uno de los primeros países en reconocer al México independiente.

Porfirio Díaz otorgó grandes concesiones, y una de las principales inversiones inglesas estuvo en la industria petrolera. Para 1910 el Águila Oil Company controlaba el 58% de la producción petrolera del país. En 1938 el presidente Lázaro Cárdenas decretó la expropiación, y entonces se rompieron las relaciones entre los dos países. Aunque finalmente se restablecieron durante la Segunda Guerra Mundial, momento en que los países beligerantes requerían del petróleo mexicano.

En la actualidad, la comunidad británica está integrada por cerca de 23 mil personas.


Más información

Entrevista realizada con el historiador Luis Márquez Correa, expresidente de la British Society, A.C.


       Episodio 7: Japoneses

Japoneses

La migración japonesa a México comenzó a finales del siglo XIX, cuando Porfirio Díaz alentó la inmigración hacia los grandes e inaccesibles territorios del sureste mexicano. Durante los primeros años del siglo XX otro tipo de inmigrantes japoneses se establecieron en México: aquellos que venían contratados para trabajar en la construcción del ferrocarril, la industria minera y la cañera.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial interrumpió el flujo de inmigrantes japoneses a México,  y aquellos que vivían en el país fueron controlados y concentrados en la ciudad de México y Guadalajara. Al finalizar la guerra, los japoneses fueron liberados y muchos regresaron a sus antiguas labores con sus propiedades restituidas. Desde mediados de los años 50, más de 300 empresas niponas se han establecido con éxito en el país, y Japón se ha convertido en el tercer socio comercial de México.

En la actualidad, alrededor de 20 mil descendientes de japoneses viven en México, se les conoce como nikkeis, y son parte esencial de la economía, la cultura y la vida pública en México.


Más información

Ota Mishima, María Elena y Megumi, Terui. “Migrantes japoneses en México: la trayectoria de investigación”. Revista Confines, 1/2 agosto-diciembre 2005. ITESM, Campus Monterrey.

Ota Mishima, María Elena. Siete migraciones en México. 1870-1978. Ciudad de México. El Colegio de México, 1985.


       Episodio 6: Estadounidenses

Estadounidenses

La inmigración de estadounidenses a México se inició durante el siglo XIX, cobrando mayor notoriedad durante el gobierno de Porfirio Díaz. En esta época hubo una gran afluencia a México de misioneros de iglesias protestantes estadounidenses: luterana, anglicana, metodista, bautista y presbiteriana.

Después del movimiento armado en México, entre los años 20 y 30 del siglo pasado, llegaron escritores, artistas plásticos, periodistas e investigadores estadounidenses, quienes sintieron atracción por la arqueología, las artes y las artesanías. A partir de 1950, los estadounidenses ya representaban la primera población de origen foráneo avecindada en todos los estados de México.

En los últimos años México se ha convertido en un lugar muy popular para los estadounidenses jubilados, concentrándose principalmente en Los Cabos, Mazatlán, Chapala y San Miguel de Allende. En el país hay más de un millón de estadounidenses, por lo que es la mayor comunidad extranjera que reside en nuestro país.

Más información

Palma Mora, Mónica. “Estadounidenses. Vecinos, enemigos, a veces amigos”. En La ciudad cosmopolita de los inmigrantes. Tomo 2. Coordinado y editado por Carlos Martínez Assad. Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México. 2009.
Lizárraga Morales, Omar. “La inmigración de jubilados estadounidenses en México y sus prácticas transnacionales. Estudio de caso en Mazatlán, Sinaloa y Cabo San Lucas, Baja California Sur”. Revista Migración y Desarrollo. Universidad Autónoma de Sinaloa. Segundo semestre, 2008.

Díaz de Kuri, Martha. “Británicos y estadounidenses. Vínculos y comunidad de intereses.” En La ciudad cosmopolita de los inmigrantes. Tomo 1. Coordinado y editado por Carlos Martínez Assad. Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, 2009.


       Episodio 5: Coreanos

Coreanos

Los primeros inmigrantes coreanos llegaron a México en 1905. Era un grupo formado por 802 hombres y 231 mujeres y niños, que zarpó del puerto de Chemulpo, en el barco Ilford. Su destino final eran las haciendas henequeneras de la península de Yucatán. Cuando llegaron, los trabajadores coreanos fueron prácticamente esclavizados, aunque tras el estallido de la Revolución y el descubrimiento de nuevas fibras, sobre todo sintéticas, el cultivo del henequén se vino abajo y las haciendas fueron abandonadas.

Una nueva ola migratoria coreana llegó al país a mediados de la década de los 90 del siglo pasado, cuyos integrantes se establecieron en la ciudad de México, Yucatán, Baja California, Estado de México, Tlaxcala y Puebla; y durante los últimos diez años han llegado a México muchos ejecutivos coreanos para laborar en las más de mil 700 empresas con capital coreano instaladas en Tijuana y Mexicali, fundamentalmente.

En la actualidad se estima que en el territorio nacional viven unos 15 mil coreanos, de tal manera que México ocupa el tercer lugar en el número de inmigrantes coreanos, después de Brasil y Argentina.


Más información

Hyong-ju, Kim. La experiencia migratoria de la nueva comunidad coreana en México. Esta investigación es una parte del “Proyecto de historia de la inmigración coreana a México, parte contemporánea” subsidiado por el Comité Organizador del Centenario de la Inmigración Coreana a México, el Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México, y el Centro de Estudios Migratorios de la Secretaría de la Gobernación.


       Episodio 4: Franceses

Franceses

La inmigración de los llamados barcelonnetes –llamados así por provenir de Barcelonnette, un pequeño valle enclavado en los Alpes franceses, muy cerca de la frontera con Italia– la iniciaron en 1821 los hermanos Artaud, comerciantes de telas que decidieron buscar fortuna del otro lado del Atlántico. Ellos influyeron profundamente tanto en el desarrollo urbano de la ciudad de México como en las costumbres, la moda, la gastronomía, la cultura y la educación.


Sin embargo, para la década de los cuarenta la influencia francesa en las costumbres mexicanas fue decayendo ante la llegada del american way of life, pero sus huellas se han extendido hasta nuestros días. En la actualidad, la comunidad francesa en México está integrada por unos 30 mil franceses y franco-mexicanos.

Más información

Gouy, Patrice. “Peregrinaciones de los Barcelonnettes a México”. En Francia-México. Imágenes compartidas. Revista Artes de México no. 39, 1997.

Javier Pérez Siller. “Una contribución a la modernidad. La comunidad francesa en la ciudad de México. En Francia-México. Imágenes compartidas. Revista Artes de México no. 39, 1997.

Proal, Maurice y Charpenel Pierre, Martin. Los barcelonnettes en México. Editorial Clío con el apoyo de la Embajada de Francia en México, 1998.


       Episodio 3: Chinos

Chinos

En los últimos años del siglo XIX y la primera década del XX, 30 mil inmigrantes chinos de la clase trabajadora llegaron a México huyendo de la pobreza y de la inestabilidad política, procedentes del sur de China (Cantón) o de Estados Unidos. En nuestro país los chinos fueron contratados por diversas compañías estadounidenses para la construcción de vías férreas y el trabajo en minería y agricultura. Al concluir estos trabajos los estadounidenses empezaron a rechazarlos, hasta que en 1904 <http://es.wikipedia.org/wiki/1904> se emitió una ley que prohibía su entrada a aquel país, por lo que huyeron a territorio mexicano, principalmente a Baja California. Se estima que el número de jornaleros chinos que había en el valle fluctuaba entre siete y ocho mil. En esa época era tan grande la presencia e influencia de los chinos que a Mexicali se le llamaba "el pequeño Cantón" y el barrio del antiguo centro comercial de la ciudad aún es conocido como "La chinesca".

Actualmente, en la capital residen unos 9 mil chinos, y en todo el país suman aproximadamente 14 mil chinos de ultramar y 40 mil mexicanos de origen chino, distribuidos principalmente en las ciudades de México, Tijuana, Mexicali y en el estado de Chiapas.


Más información

Ham Chande, Roberto. “La migración china hacia México a través del Registro Nacional de Extranjeros”. En Destino México. Un estudio de las migraciones asiáticas a México, siglos XIX y XX. Coordinado por María Elena Ota Mishima. El Colegio de México. México, 1997.

Cardiel Marín, Rosario. “La migración china en el norte de Baja California, 1877 -1949.” En Destino México. Un estudio de las migraciones asiáticas a México, siglos XIX y XX. Coordinado por María Elena Ota Mishima. El Colegio de México. México, 1997.

Rabadán Figueroa, Macrina. “Chinos. Entre la historia ancestral y la imagen desfavorable.” En Veracruz, puerto de llegada. Coordinado por Carlos Martínez Assad H. Ayuntamiento de Veracruz, 2007.

Gómez Izquierdo, Jorge. “La ‘raza mexicana’ ante el peligro amarillo”. En Veracruz, puerto de llegada. Coordinado por Carlos Martínez Assad. H. Ayuntamiento de Veracruz. 2007.

Gómez Izquierdo, Jorge. “El movimiento antichino en México (1871-1934)”. Revista Estudios de Asia y África, vol. XLIII, núm. 2, mayo-agosto, 2008. El Colegio de México.

Meza Estrada, Miguel Antonio. La colonia china en Mexicali, Baja California. Ensayo. 1980.


       Episodio 2: Libaneses

Libaneses

A finales del siglo XIX cientos de inmigrantes de origen libanés empezaron a llegar a los puertos mexicanos de Tampico, Veracruz y Progreso, en busca de mejores oportunidades de vida. Varias causas los obligaron a salir de su país: rivalidades seculares entre rusos, cristianos y musulmanes, así como los problemas económicos y políticos.

En la segunda década del siglo XX la comunidad libanesa aumentó significativamente con la llegada de nuevos inmigrantes, que sumaban más de 10 mil, entre inmigrantes y descendientes, nacidos en territorio mexicano. Fue usual que se les llamara "turcos", por ser súbditos del imperio otomano; o "árabes", por el idioma que hablaban.

A poco más de 125 años de su presencia en México, esta comunidad está integrada por unos 400 mil libaneses de origen y descendientes que se encuentran en casi todos los rincones de república mexicana. Son mexicanos prominentes cuyo trabajo y participación en la vida social, cultural, empresarial, deportiva e intelectual tiene una gran presencia y trascendencia en nuestro país.


Más información

Díaz de Kuri, Martha y Macluf, Lourdes. De Líbano a México. Crónica de un pueblo emigrante. Offset Universal, S.A., México, 2007.

Martínez Assad, Carlos y Díaz de Kuri, Martha. “Los libaneses, un modelo de adaptación”. En Veracruz, puerto de llegada. Coordinado por Carlos Martínez Assad. H.H. Ayuntamiento de Veracruz, 2007.

Martínez Assad, Carlos y Díaz de Kuri, Martha. “Las formas solidarias de mirar lejos.” En La ciudad cosmopolita de los inmigrantes. Coordinado y editado por Carlos Martínez Assad. Tomo 2. Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México. 2009.


       Episodio 1: Rusos y ucranianos

RUSOS Y UCRANIANOS

La inmigración rusa en México se inició entre 1904 y 1906, cuando 105 familias procedentes de la región del Cáucaso y disidentes de la Iglesia Ortodoxa Rusa solicitaron al entonces presidente Porfirio Díaz asentarse en el Valle de Guadalupe, Baja California, para trabajar la tierra. Eran los molokanes, llamados así por practicar la religión molokán, palabra que significa "bebedor de leche".

A principios de los años noventa del siglo XX, otro grupo de inmigrantes rusos llegó a Baja California. Salieron de su país afectados por la falta de empleo generado por las reformas económicas puestas en marcha por el gobierno de Mijaíl Gorbachov –conocidas como Perestroika– previo a la desintegración de la exUnión Soviética.

La inmigración rusa en México no es numerosa, pero su presencia ha sido muy importante porque ha enriquecido al país en todos los ámbitos de la ciencia y la cultura.


Más información

González López, J.L., Paredes Acevedo, B. “Los orígenes de la migración rusa a Baja California.” Revista Calafia, Universidad Autónoma de Baja California, Tijuana. Nueva época, vol. I, núms. 1-8, enero de 2001-diciembre de 2004.