Acércate al nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro país, a partir de casos de la vida real representados en una Sala de Juicio Oral, en un Ministerio Público, con la presencia de auténticos jueces, fiscales, defensores y abogados especialistas.

Categorías: SOCIEDAD

Elenco: Ana Paula Cinta Audiffred

search

Acércate al nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro país, a partir de casos de la vida real representados en una Sala de Juicio Oral, en un Ministerio Público, con la presencia de auténticos jueces, fiscales, defensores y abogados especialistas.

Temporada 1
expand_less
Juicios Orales - La planchadora Araceli Morales trabaja como planchadora en su casa. Su marido, que es un hombre violento, acostumbra golpearla cada vez que se embriaga. Un día mientras ella realiza su trabajo, su marido llegó borracho a casa y comenzó a agredirla. La lanzó al piso y continuó golpeándola sin parar. Araceli, tratando de defenderse, logró tirarlo al suelo y le propinó un certero golpe en la cabeza con la plancha que en el forcejeo había caído cerca de ella. El hombre murió al instante.
Juicios Orales - La perdición Alfonso Arroyo Martínez es un joven de 23 años al que le gusta divertirse cada fin de semana con un grupo de amigos. Una tarde, a Alfonso y a su amigo Santiago los invitan a una fiesta en el bar “La Perdición”. Ya avanzada la fiesta uno de los invitados propone “elevar” la diversión y saca algunas dosis de cocaína. En algún momento de la noche, llega la policía a revisar que no haya menores de edad. Asustados, los jóvenes corren fuera del local pero son detenidos para una inspección. Al revisar la mochila de Alfonso la policía le encuentra un paquete con 695 gr de cocaína, cantidad que se presume es utilizada para su venta. Ahora, Alfonso se encuentra en juicio.
Juicios Orales - La plagiadora En este programa se cuenta la historia de Silvia Poza, una joven de 23 años que estudia Ingeniería ambiental. Casi al finalizar el curso, su maestro de Química Avanzada le pide que se quede al terminar la clase porque tiene cosas que hablar con ella. Una vez solos, el maestro le dice que se ha dado cuenta de que su trabajo final es plagiado, lo cual es una falta muy grave para la Universidad. Amenazante, mientras le acaricia la mano, le propone que, para arreglar el problema, lo acompañe a su casa y tomen una copa de vino. Silvia, asustada, decide levantar una denuncia ante el Ministerio Público.
Juicios Orales - Los albañiles Cayetano y Rigoberto Méndez son hermanos y trabajan como albañiles en una obra a cargo del maestro Francisco Barrientos, quien también les permite dormir en un cuarto dentro de la misma construcción. Una noche, la esposa de Francisco recibe una llamada avisándole que su esposo está tirado en la calle, inconsciente. Después de llevarlo al hospital, denuncia a los hermanos y les acusa de golpear a su marido para robarle sus cosas. Cayetano y Rigoberto lo niegan, argumentando que ellos estaban dormidos y que salieron cuando la policía llegó a la construcción a revisar la oficina de Francisco. Ahora, los dos enfrentan un juicio en el que se demostrará si son culpables o inocentes.
Juicios Orales - Tráfico de menores En este episodio conocemos a Valeria, quien al estar embarazada acude de emergencia al hospital porque se le rompió la fuente. Ahí es atendida por su médico, Armando Trujillo, quien le dice que el parto se ha complicado y que serán necesarios procedimientos especiales para salvar al bebé. A la hora del nacimiento, Valeria escucha llorar a su hijo, sin embargo, no le permiten verlo. Al regreso de la sala de recuperación, tanto las enfermeras como el médico le informan que la criatura falleció por insuficiencias respiratorias; ella se niega a creerlo y se dedica a investigar, hasta descubrir que el médico vendió al bebé por la cantidad de veinte mil pesos. Valeria ahora enfrenta un juicio porque quiere recuperar a su hijo.
Juicios Orales - El último café Sebastián y Carla se conocieron en la universidad y llevan saliendo dos semanas. Una tarde van a tomar un café, ambos están muy ilusionados. Después van al departamento de un amigo que no estaba en la ciudad, donde tienen relaciones sexuales. Al terminar, algo molestó a Carla y después se empezó a reír, diciendo que no creía que esas cosas pasaran. Sin embargo, Sebastián se enojó mucho, le pedía que se callara, pero ella seguía riendo; él explota y empieza a golpearla en los brazos, las piernas, la cara y la cabeza, estaba fuera de sí, sólo quería que se callara. Hasta que se calló, pues ya estaba muerta. Sebastián la metió en su coche y la tiró en un arroyo.
Juicios Orales - Mercado explosivo Dos vigilantes que se encargaban de salvaguardar las mercancías en los locales a la vista de los clientes, hacían su ronda dentro de un mercado. De pronto, escuchan un ruido ensordecedor y un gran incendio empieza a extenderse desde las bodegas. La gente corre y grita, todo es un caos. Los servicios de emergencia llegan para brindar los primeros auxilios, sin embargo, mueren 14 personas y hay nueve heridos. La explosión ocurrió en una bodega que almacenaba pirotecnia. Los dos vigilantes son acusados de no haber cuidado bien lo que se guardaba en la bodega, pero ellos dicen que su responsabilidad únicamente es hacia las personas, y abrir y cerrar la puerta a los locatarios, pero lo que éstos ingresen no es responsabilidad de los vigilantes.
Juicios Orales - Nos provocó Claudia trabaja como mesera en una fonda. Una noche, cuando el dueño ya se había retirado, ella y sus tres compañeros se disponían a limpiar la cocina y las mesas para cerrar el lugar. Al terminar, cuando Claudia ya se iba, se dio cuenta de que sus tres compañeros estaban tomando tequila, ellos le pidieron que los acompañara pero ella se negó, le insistieron, hasta que uno la tomó del brazo y la llevó hacia la mesa con los otros dos. Ella estaba incómoda y a los pocos minutos les dijo que ya se iba, entonces otro empezó a insinuársele e intentó besarla, Claudia se defendió y él la tiro al piso mientras la manoseaba. Se acercaron los otros dos y uno a uno abusaron de ella, la golpearon, la violaron y se burlaron. Claudia salió como pudo del lugar, no sin antes escuchar que uno de ellos le gritaba que si contaba algo, la mataría.
Juicios Orales - Yo la maté Feliciana es madre de Dominga, una chica que sufre esquizofrenia. Debido a su comportamiento violento con los vecinos, Feliciana tiene que amarrarla cuando sale a entregar la ropa de planchado y lavado ajeno. Un día al regresar a casa, Feliciana es sorprendida por Dominga, quien se había desamarrado y la amenazaba con un martillo; se enfrascan en un forcejeo, y en un momento Feliciana logra quitarle el martillo y golpearle las piernas a Dominga, pero ésta se sigue resistiendo y agrediéndola. La madre, desesperada y sin sospechar las consecuencias, le da un golpe en la cabeza, provocándole la muerte al instante. Ahora Feliciana enfrenta un juicio por matar a su hija.
Juicios Orales - La bala asesina Jesús y Gerardo trabajan en la construcción. Un día, al terminar su jornada, van a una cantina y al salir de ella, rumbo al auto, se detienen para orinar en la calle. Tres policías los descubren y amenazan con llevarlos a la delegación, sin embargo, les sugieren que pueden llegar a un arreglo. Jesús les da el sobre con el dinero de la raya que tiene que pagar el día siguiente, uno de los policías se lo arrebata y los culpa de haberlo robado. Los suben a la patrulla y los llevan a una barranca, donde los obligan a arrodillarse y les disparan. Sorpresivamente, Gerardo sobrevive, pero queda desfigurado de la cara y con problemas para hablar.
Juicios Orales - Fiesta en casa Abigail y Álvaro han salido juntos en algunas ocasiones. Un día se encuentran en la fiesta de Clarisa, una amiga en común. Beben y platican, pero a Abigail se le pasan las copas y no tiene muy claro lo que sucede después. Lo único que recuerda con claridad es que Álvaro la ayudó a subir al cuarto de su amiga Clarisa y que la desvistió. Entre sombras, recuerda que después de que Álvaro tuvo relaciones con ella, la vistió y la metió bajo las cobijas como si nada hubiera pasado. Sin embargo, al día siguiente Abigail se entera de que Álvaro está enviando fotos por celular a sus amigos jactándose de su “hazaña”, en las que ella y él están en pleno acto sexual. Las burlas y las agresiones que empieza a recibir Abigail por las redes sociales son insoportables, por lo que decide acusar a Álvaro de haberla forzado a tener relaciones sexuales con él, aprovechándose de su estado de ebriedad.
Juicios Orales - Estrellado Federico es dueño de un puesto de tacos callejero. Una noche, un automóvil que circula a toda velocidad arrolla el puesto, éste queda completamente deshecho y Federico sale seriamente lastimado. Cuando se acerca al coche para ver quién es el responsable del accidente, el conductor no está, pero se percata que a unos metros lo han detenido unas personas, supuestamente porque creyeron que se quería dar a la fuga. La sorpresa es que se trata de un reconocido actor, quien afirma que nunca quiso escapar, sino que salió del automóvil porque está herido de una pierna y necesita ayuda. Se compromete a pagar todos los gastos causados por el accidente, pero siempre que sean justos, pues argumenta, el puesto está en la calle, lo cual es supuestamente ilegal.
Juicios Orales - Cuatro años de silencio Lorena tiene dieciséis años y acaba de confesar que hace cuatro fue violada por su tío Ulises. Los tíos de Lorena viven al lado de su casa y son una familia muy unida. La violación ocurrió un domingo cuando los padres de Lorena no estaban, lo que Ulises aprovechó para llevarla a su casa con el pretexto de que le ayudara a buscar una playera. Cuando entraron a la habitación de su tío, él cerró la puerta y la forzó, Lorena se resistió como pudo, pero la violó. Ulises la amenazó con hacerle daño si le decía a sus padres. Lorena, atemorizada, guardó silencio durante cuatro años; pero ahora ha confesado a su madre lo sucedido cuando era niña. Los daños psicológicos son evidentes, pero los rastros físicos son imposibles de comprobar debido al paso del tiempo.
Juicios Orales - La matasobrinas Estrella, una niña de diez años, vive con su tía Margarita, quien siempre se queja de que la niña se porta mal y tiene que castigarla para que entienda; la trata violentamente obligándola a hacer todos los quehaceres de la casa. Un día, decide imponerle un castigo ejemplar: la cuelga con la cabeza hacia el suelo de una viga de tres metros de altura. Los pies de la niña se salen de los zapatos y cae al suelo fracturándose el cuello, lo que ocasiona su muerte de manera inmediata.
Juicios Orales - La ciudadela Esmeralda vive con su madre, quien no le permite tener novio. Esmeralda y Juan Luis son vecinos y quedaron de ir al cine, después a cenar y a un motel. Ella promete a su madre regresar a las once de la noche, pero se les hace tarde. La última vez que ella llegó tarde a casa, su madre la encerró un día en su cuarto y la golpeó. Como pretexto para evitar esas torturas, Esmeralda inventa que Juan Luis la llevó a un motel y la violó. Enfurecida, la madre lo denuncia, pero en el juicio Esmeralda se delata y confiesa la verdad, pues no quiere que culpen a su novio.
Juicios Orales - La tamalera Grecia y Gustavo llevan 30 años de casados. Ella vende tamales, y lo que gana él lo malgasta en apuestas que siempre pierde, y en alcohol; constantemente está amenazado por sus acreedores. Grecia está cansada de la situación y de los golpes que recibe de su marido. Un día, Gustavo desaparece y Grecia reporta a la policía su desaparición, cree que quizás uno de sus acreedores lo ha matado por deudas de juego. La policía encuentra el cuerpo de Gustavo a unas cuadras de su casa, pero sin cabeza. Una de las principales sospechosas es Grecia. Al investigar dentro de su casa encuentran un hacha, sábanas, una almohada con sangre, y la cabeza de Gustavo dentro del anafre donde Grecia hace sus tamales. Ella le dio 15 golpes con el hacha hasta que desprendió la cabeza.
Juicios Orales - Sueños falsos Porfirio es un buen estudiante de preparatoria y gran deportista. Siempre le ha dado prioridad al estudio, hasta donde el deporte se lo permite. Sin embargo, su promedio empieza a bajar durante el último año de escuela, así que decide dedicarle más tiempo al estudio y menos al equipo de futbol. Esto molestó al entrenador, quien lo regaña y le pide más concentración en el deporte. Cuando Porfirio le explica su situación, el entrenador le asegura que no tiene por qué preocuparse, ya que él hablará con la directora para que su certificado salga muy bien. El muchacho se tranquiliza, elige la universidad, hace el examen y es admitido. Cuando entrega los documentos se entera de que el certificado es falso y que lo van a denunciar.
Juicios Orales - Príncipe y verdugo Mariana y Adrián se conocen a través de las redes sociales, se gustan, se hacen amigos y deciden salir. La primera vez van al cine y después al departamento de él, pero Mariana está nerviosa porque se hace tarde y tal vez no alcance el transporte público para regresar a su casa. Adrián, amable, se ofrece a llevarla en su coche. Mariana le manda un mensaje a su mamá diciéndole que llegará más tarde en el coche de Adrián. Más tranquilos, los jóvenes tienen relaciones sexuales. Al terminar, Adrián le pregunta si le gustó, Mariana se ríe y, en plan de broma, le dice que no. Adrián entra en cólera, le ordena que se calle, le tapa la boca, la toma del cuello y la presiona tan fuerte que la asfixia. Cuando se da cuenta de que la ha matado, la mete en una maleta y la abandona en un parque. Mientras tanto, la madre de Mariana, al ver que el tiempo pasa y su hija no regresa, decide denunciar su desaparición.
Juicios Orales - Extorsión Sergio y Sofía fueron novios un largo tiempo. Fue una relación en la que experimentaron amor y confianza, como se refleja en las fotografías que Sergio le tomó a Sofía. Sin embargo, hace algunos meses Sofía decide concluir el noviazgo porque nota en Sergio actitudes de celos y control. Sergio, herido en su orgullo, empieza a molestarla, chantajeándola y amenazándola para que vuelva con él. Las cosas escalan, y un día Sergio comienza a mandarle mensajes al celular y correos electrónicos para exigirle dinero a cambio de no publicar sus fotos, en poses sexualmente explícitas, en las redes sociales. Al principio Sofía se siente temerosa, cae en la trampa y saca el dinero de la cuenta de su madre para pagarle a Sergio, sin embargo, las cosas no terminan ahí, Sergio sigue presionando por más y más dinero. Destrozada emocionalmente, Sofía decide contarle los hechos a su madre.
Juicios Orales - La falsa compasión Xóchitl es golpeada constantemente por su esposo, por lo que huye con sus hijos en busca de  mejores oportunidades de vida. Al llegar a la ciudad se refugian en una iglesia, pero el párroco, con mentiras, los priva de su libertad y los encierra en un cuarto con candado. Durante cuatro meses el sacerdote ejerce violencia física y sexual contra Xóchitl, quien resulta embarazada. Una vecina se percata de la situación y hace la denuncia ante las autoridades. Ahora, Xóchitl acusa al sacerdote de violencia física en contra de ella y de sus hijos, y de violarla en repetidas ocasiones.
Juicios Orales - La deuda Valente, un prestigiado arquitecto, busca un terreno para realizar una construcción. Cuando lo encuentra, llama al teléfono que está en el cartel y le contesta un hombre llamado Lucas, y agendan una cita. Al llegar se da cuenta de que el cartel ya no está, pero no le da mucha importancia. Durante la negociación, Lucas dice que otro comprador está a punto de cerrar el trato, y como Valente está muy interesado, sólo hablan de medidas y le deposita un adelanto. Sin embargo, después de eso no vuelve a saber de Lucas, por lo que levanta una denuncia y se entera de que Lucas ni es el dueño, ni el terreno está en venta. Éste, en cambio, asegura que ese depósito es parte de un dinero que le debía Valente desde hace años, y que no tiene nada que ver con la historia del terreno. ¿Quién de los dos miente?
Juicios Orales - Traición Familiar Héctor y Pedro son primos hermanos. Héctor trabaja en la Central de Abastos con su tío, el padre de Pedro, y tiene una debilidad: le gusta apostar en las carreras de caballos. Un día en el hipódromo conoce a Ricardo, quien al notar el buen ojo del muchacho para las apuestas, le ofrece una comisión a cambio de una asesoría. Todo va bien, hasta que Ricardo lo invita a participar en una apuesta ilegal en la que pierden dos millones de pesos. Cuando comienzan a amenazarlos para que paguen, a Ricardo se le ocurre secuestrar a Pedro, pues Héctor le ha contado que su familia tiene dinero; Héctor acepta y Ricardo contrata a unos amigos para llevar a cabo el crimen. Llevan a Pedro a una casa de seguridad y los padres pagan el rescate, pero cuando liberan a Pedro declara que reconoció la voz de su secuestrador: era el socio de su primo Héctor, y ambos son detenidos.
Juicios Orales - Le robaron la vida Alejandro y Magdalena son una joven pareja que una noche regresa a casa después de una fiesta. Unas cuadras antes de llegar, dos hombres los alcanzan y, amenazándoles con una pistola y una navaja, les piden que les entreguen todo lo que lleven de valor. Ambos se niegan a entregarles sus cosas. El que trae la pistola jala a Magdalena, Alejandro trata de defenderla y lo matan de un disparo. Los asaltantes huyen con el bolso de Magdalena, sin embargo, ella identifica a uno de ellos: Tomás, un cajero de supermercado que dice haber estado dormido en su casa con su esposa e hija, en el momento de los hechos. Y aunque tiene rastros de pólvora en las manos, asegura que fue porque estuvo esa mañana en un campo de tiro con su compadre, aprendiendo a disparar. Ahora enfrenta un juicio en el que se demostrará si es culpable o no.
Juicios Orales - Un hombre sin escrúpulos Jaime y Elena son novios, y ella tiene un hijo, Enrique, de seis años. Jaime no tolera al niño porque según él, se porta muy mal. Una tarde, Elena sale al mercado y Enrique se queda jugando con su pelota, pero sin querer rompe un cuadro. Jaime, enfurecido, lo golpea una y otra vez. Sin embargo, en ese momento llega Elena y rescata a su hijo, ya inconsciente, de las manos de Jaime. Elena lo lleva al hospital y ahí, ante la gravedad de los golpes, declara que el niño fue golpeado en la escuela. Sin embargo, como no es la primera vez que el niño sufre estas golpizas, Elena y su amante enfrentan un juicio.
Juicios Orales - El que nada debe Emiliano viaja a un torneo de baloncesto con su equipo. Al revisarle sus maletas en la aduana, encuentran marihuana escondida en la suela de unos zapatos deportivos. Sin embargo, esos tenis no son de él sino de Antonio, con quien un día antes platicó acerca de fumar o no marihuana, a lo cual Emiliano siempre respondió que no. Pero una noche antes, Antonio le pidió que le guardara en su maleta un par de tenis que ya no cabían en la suya. Y aunque Antonio confiesa ser el único responsable y que Emiliano es inocente, ambos son detenidos y acusados por posesión de drogas.
Juicios Orales - ¿Qué hubiera hecho usted? Micaela es una mujer que sufre violencia física y psicológica en su matrimonio. Pero su marido también golpea a su pequeña hija, Cinthia. Un día, la golpiza es tan grande que la niña muere sin que Micaela intervenga. Para deshacerse del cadáver, la mujer y su marido lo entierran en el patio de la casa. Un mes después, la policía recibe una llamada de una vecina denunciando actos de violencia doméstica en contra de Micaela. Cuando la policía llega, encuentra a Micaela severamente golpeada, y como ya no puede ocultar lo que sucedió con su hija, confiesa que su marido la mató, así como el lugar donde está enterrada. Micaela es acusada de asesinato por omisión.
Juicios Orales - ¿Coincidencia? Antonio sale del cajero automático tras retirar cinco mil pesos. Poco después, Gabriel se le acerca y lo amenaza con una pistola para robarle el dinero, Antonio se resiste y Gabriel dispara al aire para amedrentarlo. Antonio, asustado, le entrega el dinero y el ladrón huye, pero la policía lo detiene unas cuadras adelante. Gabriel alega que es inocente, acusa a los policías de sembrarle el dinero y de obligarlo a declararse culpable. Sin embargo, Antonio lo identifica como el asaltante.
Juicios Orales - Autodefensa Con una navaja, Camilo intenta asaltar a Concepción. Como ella se niega a entregarle sus pertenencias, él le pone la navaja en el cuello pero la muchacha en un movimiento rápido de autodefensa, le voltea la mano con el arma hacia el cuerpo de Camilo y hace que él mismo se corte. Cuando Camilo cae herido al suelo, Concepción aprovecha para correr en busca de ayuda hacia una tienda de abarrotes. Ahí le habla a la policía y cuando ésta llega, ella explica que todo ha sido en legítima defensa. Sin embargo, la herida sufrida por Camilo es grave, pues le ha ocasionado una falla orgánica severa, por lo que permanece dos semanas en el hospital. Cuando sale, denuncia a Concepción de intento de homicidio. Concepción ahora enfrenta un juicio para demostrar su legítima defensa.
Juicios Orales - Las bocinas El señor Ordoñez trabaja en un salón de fiestas desde hace veinte años, y por ello cuenta con la absoluta confianza de los dueños. Denisse, la hija de Ordoñez, está a punto de festejar sus 15 años con una gran fiesta, para lo cual su padre quiere pedir prestado al dueño del salón un equipo de sonido y unas bocinas, pero no logra localizarlo. Por tanto, toma prestados los aparatos con el objetivo de devolverlos al día siguiente, pero el hijo del dueño se da cuenta de lo sucedido, lo denuncia y lo acusa de abuso de confianza y de robo. Ahora Ordoñez trata de demostrar su inocencia.
Juicios Orales - El vulcanizador Arnulfo acaba de conseguir trabajo en una vulcanizadora, y planea celebrar su nuevo empleo en su pequeño departamento, con Tania, su esposa. Beben, comen y fuman en exceso, la casa es un desorden, y en un momento Arnulfo empuja sin querer a Tania, quien se lastima la pierna y enojada, se va a dormir. Arnulfo la sigue y se acuesta junto a ella para pedirle disculpas, pero como ambos están muy tomados, se quedan dormidos. Cuando él despierta, se da cuenta de que Tania está muerta. Asustado, piensa que en la borrachera la asfixió y la mató. Sin embargo, lo duda, pues él amaba profundamente a su mujer. Ahora enfrenta un juicio en el que se demostrará, de acuerdo con el resultado de la necropsia, si es culpable o inocente.
Juicios Orales - Triple tentativa Julia Navarro y sus padres, Feliciano y Elodia, son heridos por disparos de arma de fuego. El atacante, la expareja de Julia, acababa de salir del reclusorio. Según la familia, Lorenzo ingresó al domicilio de la familia por el patio trasero, donde se encuentra con Feliciano y le dispara en las costillas; inmediatamente después, el inculpado entra en la casa, encuentra a Elodia escondida detrás de una barra y le dispara en el tórax. Julia, quien se encuentra escondida en el baño, es descubierta y también recibe dos impactos en el tórax. Lorenzo, dando por hecho que había matado a los tres miembros de la familia, huye de la casa. Ahora él enfrenta un juicio por intento de homicidio, aunque afirma que es inocente.
Juicios Orales - El último partido Como todos los sábados, Ignacio va a jugar futbol con sus amigos y al terminar beben unas cervezas. Después tiene un compromiso con su novia, pero ya es tarde y acelera el auto más de lo debido, por lo que al llegar a un semáforo en rojo no alcanza a frenar y se impacta con el coche de Noemí, quien muere al instante. Ignacio asegura que Noemí se pasó el alto porque estaba hablando por teléfono; sin embargo, aunque él no recuerda en qué color estaba el semáforo, iba manejando a muy alta velocidad y en estado alcoholizado, por lo cual sería culpable del delito de homicidio culposo por tránsito de vehículo.
Juicios Orales - Crimen de odio Jonathan y Alexis son una pareja gay que está cenando en un restaurante, y a unas mesas de ellos se encuentra Félix, un hombre con rasgos indígenas que celebra el cumpleaños de su hija con su familia. Los muchachos se besan, dando muestras de afecto. Félix, incómodo, se levanta para pedirles que por favor midan sus muestras de cariño, pues están en un lugar público; Jonathan, molesto, le hace una seña obscena y lo insulta diciéndole que si a él que es un indígena lo dejan entrar, pues ellos también pueden estar ahí. Félix, enfurecido, lanza una silla a Alexis y éste se desmaya, y a Jonathan le hiere la cara. Ahora a Félix lo acusan de lesiones por homofobia.
Juicios Orales - Con clase Leopoldo es taxista, y después de dejar a unos pasajeros en el aeropuerto sube a su vehículo a una pareja muy elegante. Ellos le piden que los lleve a una colonia alejada, pero a los pocos minutos el hombre le apunta en la cabeza con una pistola, y con insultos le exige que se detenga, lo baja y le roban su taxi, amenazándolo para que no pida ayuda.  Leopoldo denuncia el robo en el Ministerio Público, y unos días después detienen a un hombre a quien varios testigos llaman el “Catrín”, porque éste se jacta de hacer su trabajo con “mucha clase”. Sin embargo, el Catrínniega su culpabilidad, y ahora tiene que demostrar su inocencia en un juicio.
Juicios Orales - Vacaciones en el MP Abel le vende un auto a Gabino, y ambos firman un contrato simple donde éste se compromete a pagarlo al contado en unos días. Pero Gabino no cumple con el compromiso pactado, al contrario, utiliza el auto para ir de vacaciones con su familia, argumentando que quería probarlo en carretera, pero como se le descompone a medio camino, Gabino dice que el coche no estaba en óptimas condiciones, ocasionándole gastos de reparación, hotel y demás imprevistos. Por su parte, Abel alega abuso de confianza por parte de Gabino, al llevarse de viaje un coche que aún no había pagado. Ahora, cada uno tiene que demostrar quién tiene la razón.
Juicios Orales - Ese hombre es mío Yolanda y Lauro asisten a la fiesta de Moraima, compañera de trabajo de Lauro. Desde que llegan, Yolanda desconfía de la anfitriona pues se le insinúa a su marido de manera descarada; después de beber algunas copas, Yolanda se da cuenta de que su marido y Moraima han desaparecido de la fiesta, los busca por todos lados y al abrir la puerta de la habitación de ella, los encuentra besándose. Moraima se excusa diciendo que le está mostrando la casa a Lauro, y Yolanda, cegada por la ira y los celos golpea a Moraima, quien responde de la misma manera. Pero Yolanda, fuera de sí, toma una botella de cerveza y se la estrella en la cara a Moraima, provocándole una herida que le dejará una cicatriz para toda la vida. Ahora, a Yolanda se le acusa de lesiones en riña en contra de Moraima.
Juicios Orales - Esterilidad provocada Refugio es una adolescente que al dar a luz, se le practica una cesárea. Al ingresar a la sala de operaciones le piden que elija un método anticonceptivo. Debido a su inexperiencia, Refugio elige el único método anticonceptivo que conoce: el condón. Sin embargo, la indicación de Refugio no es suficiente para la doctora Tamara, quien de manera arbitraria y sin su consentimiento, decide practicarle la ligadura de Trompas de Falopio. Con este procedimiento, deja imposibilitada de por vida a Refugio para volver a embarazarse. Por ello, ahora la adolescente exige que la doctora sea castigada.
Juicios Orales - Exceso de confianza A Luis y a su amigo Pedro los acusan de robar la batería de un taxi. Luis lo niega, ya que, asegura, en la madrugada de camino a su casa se encontró a su amigo Pedro, quien le pidió ayuda para cargar por un momento su morral. A pesar de que Luis siente que el morral pesa mucho, no pregunta nada, pues confía en él. A los pocos minutos los detiene la policía y empieza a interrogarlos acerca del contenido del morral. Después de un rato Pedro confiesa que se robó la batería de un taxi antes de encontrarse con Luis, y que éste no tiene nada qué ver. A Pedro se le juzga y sentencia, sin embargo, Luis defiende su inocencia en un juicio en el que se determinará si es o no culpable.
Juicios Orales - Sólo hacíamos nuestro trabajo Lucero Cueto trabaja como mesera en un restaurante. Al finalizar su jornada y salir de su trabajo, dos agentes de policía la detienen y la acusan de robo en una tienda de ropa; la fuerzan a subir a la patrulla y se la llevan. En el camino, la mujer policía la golpea en la cabeza y la presiona para que confiese el robo. Durante un tiempo la mantienen dando vueltas en la patrulla, bajo amenaza física y verbal, además de la amenaza psicológica al decirle que la pueden desaparecer, pues nadie extrañaría a una mesera de barrio. Finalmente la llevan al Ministerio Público, donde Lucero pide ir al baño, pero el policía hombre la obliga a orinar frente a él con el pretexto de que puede escapar. La presión psicológica es tanta, que Lucero firma la declaración en la que se autoinculpa. Sin embargo, con valentía inicia un juicio en el que acusa a los dos agentes de policía, quienes a su vez niegan rotundamente que los hechos ocurrieran así.
Juicios Orales - Robo a mano armada Erika regresa a casa después de la jornada laboral. Baja de su auto, lo introduce en la cochera y cuando está a punto de cerrar el portón, es amenazada por David con una pistola, quien le exige que le entregue las llaves del coche. Erika se las avienta y corre a refugiarse en su casa, desde donde llama a la policía. A los pocos minutos su auto es ubicado, el ladrón detenido y llevado a juicio; sin embargo, él niega toda culpabilidad, argumentando imputaciones falsas en su contra.
Juicios Orales - Se me hizo fácil Durante la madrugada, la familia Figueroa duerme plácidamente, pero una de las hijas despierta sobresaltada y observa que por la ventana de su cuarto, que da al patio de la casa, pasa sigilosa la sombra de un hombre. Rápidamente se levanta para investigar, cuando se percata que su computadora ya no está. Avisa a sus padres y ellos hablan a la policía, la cual sorprenden a Guillermo en la azotea, quien trata de saltar hacia la casa vecina con la computadora en sus manos. Lo detienen y presentan al Ministerio Público, pero él alega que es inocente, que estaba borracho y por eso se introdujo en una casa que no era la suya; además, afirma que la policía le sembró la computadora y lo obligó a declararse culpable. Ahora, en el juicio que enfrenta se demostrará si es culpable o inocente.
Juicios Orales - Un trabajo a toda costa Supermercados Pegaso lanza una convocatoria de trabajo para jóvenes, y Guillermo, un estudiante en quinto semestre de ingeniería, reúne los documentos solicitados y pide a la universidad una constancia de estudios, requisito indispensable para conseguir el trabajo. Entrega sus papeles y firma la solicitud de empleo, sólo falta que le llamen para la entrevista final. Pasan los días pero no le hablan, por lo que contacta al encargado de recursos humanos de los supermercados, quien no le brinda ninguna información, pero además se niega a devolverle sus papeles. Días después se presentan en casa de Guillermo dos policías para informarle que hay una denuncia en su contra por uso de documento alterado, y que debe presentarse ante el Ministerio Público con un abogado. Guillermo afirma su inocencia, y ahora la tendrá que demostrar en un juicio.
también
te puede interesar

Instituto Politécnico Nacional
Prolongación Carpio 475, Col. Casco de Sto. Tomás C.P. 11340, Ciudad de México.
Centro de Contacto con la Audiencia: (01 55) 51 66 40 00.
Conmutador: 53561111 / info@canalonce.ipn.mx

DR © XEIPN Canal Once, Ciudad de México, 2017. Todos los derechos reservados.