Canal Once | YO SÓLO SÉ QUE NO HE CENADO
24897
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-24897,mega-menu-top-navigation,mega-menu-max-mega-menu-1,mega-menu-popup-navigation,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-8.0,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
TRANSMISIÓN:
MIÉRCOLES, 20:30 HRS.
TRANSMISIÓN:
MIÉRCOLES, 20:30 HRS.
BRUNO_BICHIR

YO SÓLO SÉ QUE NO HE CENADO

 

Bruno Bichir, gourmet filosófico, visita diferentes lugares de la república mexicana, empeñado en descubrir las historias que se ocultan detrás de los platillos que encuentra a su paso. Desde los puestos callejeros hasta los restaurantes de vanguardia, pasando por cantinas, mercados y merenderos, Bruno se entrega a los placeres del sabor y a la experiencia de cada lugar.

TEMPORADA 3

ALTOS DE JALISCO, JALISCO
17 de MAYO

 

Bruno visita los Altos de Jalisco, una de las regiones criolla y castiza de México, tierra del tequila y la charrería. Su primera parada es el municipio de Arandas, donde prueba la birria tatemada; después se dirige a Lagos de Moreno para descubrir sus secretos gastronómicos: las tripas y las criadillas. Y después de visitar a la familia Vivanco para conocer la elaboración del tequila, Bruno prueba unos churros muy originales.

CUETZALAN, PUEBLA
10 de MAYO

 

En Cuetzalan, un pueblo enclavado en la Sierra Norte de Puebla, Bruno descubre el sitio perfecto para conocer las tradiciones y los rituales de la cultura totonaca. Y también encuentra un hermoso escenario para saborear sus dulces, tamalitos, tlayoyos, molotes y demás maravillas culinarias tradicionales. Un curandero, un señor que vende pequeños trozos de meteorito, el olor del tabaco, hacen un deleite de su día. Para continuar su visita, Bruno acude a una ceremonia de los voladores y danzantes. Finalmente, como no ha cenado, visita un pequeño pero gran restaurante para paladear el chipozonte y los frijoles con xocoyoli.

HUICHAPAN, HIDALGO
3 de MAYO

 

Tal vez poco conocida, pero la ciudad de Huichapan, tierra del pulque y del xoconostle, es una de las más bonitas del estado de Hidalgo, por su clima, vegetación y construcciones virreinales, que atrapan la vista. Su cocina del campo es una fusión de hierbas y cactus combinada con carnes. Así, Bruno comienza el día saboreando unas carnitas, y después visita el Museo de Arqueología e Historia. El hambre regresa, y Bruno visita un restaurante vegetariano cuyos platillos son hechos con ingredientes típicos. Y para el antojo, entra a una panadería tradicional donde ayuda a preparar los famosos puerquitos de piloncillo.

CUITZEO, MICHOACÁN
26 de ABRIL

 

Rodeado por una inmensa laguna se encuentra Cuitzeo, palabra tarasca que significa “lugar de tinajas”. Bruno comienza su día probando uno de los antojitos más famosos de Michoacán, las corundas. Después disfruta un paseo en canoa por el lago para conocer más de las maravillas de esta zona, y degusta unos charales empanizados, caldo de charal y ancas de rana. Bruno recorre este apacible lugar y conoce a su gente, sus calles y áreas verdes. Para despedirse de Cuitzeo, come unos deliciosos buñuelos con atole de puzcua o blanco.

CADEREYTA, QUERÉTARO
19 de ABRIL

 

Una de las entradas a la Sierra Gorda es el pueblo mágico de Cadereyta, en Querétaro. Ubicado en una región semidesértica, este municipio es conocido por sus cactáceas. Para saciar el apetito de las primeras horas del día, Bruno disfruta unas gorditas con guisado; por la tarde prueba la gastronomía de la zona hecha a base de nopales, y visita unos viñedos. Después de recorrer el pueblo, Bruno visita la Hacienda Tovares para cenar como rey, con una tradicional crema malquerida y un pan de pulque.

JERÉZ, ZACATECAS
12 de ABRIL

 

Pueblo de contrastes y de migrantes, de gente hospitalaria y comida deliciosa. En plena carretera Bruno descubre un lugar legendario donde preparan las Tortas de Malpaso, con pan de caja, chorizo y chile serrano. Después hace una escala en un billar para disfrutar la compañía y conversación de unos habitantes oriundos de Jerez, ver la elaboración de las tortillas de harina y degustar unos burritos. Y para el postre, Bruno visita un lugar entrañable donde se encuentra doña Refugio, heredera de las tradicionales raspanieves. Para cerrar con broche de oro, degusta el platillo más tradicional: el asado de boda.

JALA, NAYARIT
5 de ABRIL

 

Bruno visita el pueblo mágico de Jala, en Nayarit, un pequeño municipio asentado en las faldas del volcán Ceboruco. Su primera parada para saborear la comida tradicional del lugar, unas gorditas horneadas de maíz, es en casa de doña Marisol; después, prueba una sopa de pan o de boda y un  pipián de pollo. Antes de despedirse de Jala, Bruno descubre su delicioso pan y las famosas tostadas de lomo molido.

TLATLAUQUITEPEC, PUEBLA
29 de MARZO

 

Con una variedad de climas que va desde el frío de la zona sur, pasando por el clima templado de la cabecera municipal, hasta el clima cálido del norte, Bruno decide pasear y disfrutar la tranquilidad de las calles de Tlatlauquitepec, en la Sierra Norte de Puebla, por su exquisita gastronomía, arte colonial y maravillosa gente. Durante su estancia prueba el erizo cocido y una carne ahumada, visita una fábrica de vinos de frutas y saborea unas deliciosas garnachas.

TEÚL, ZACATECAS
22 de MARZO

 

A doscientos kilómetros de Zacatecas se encuentra el municipio de Teúl, un lugar de calles bellas y apacibles, perfectas para el descanso de sus visitantes. Bruno, quien busca saciar su hambre, llega a casa de las hermanas Marín, y lo invitan a desayunar carne con chile, queso fresco y jocoque. Después, Bruno visita a Don Cruz, un artesano de máscaras que le muestra no sólo su elaboración, sino también le enseña una danza tradicional.

 

Poco después el hambre regresa y Bruno se desplaza a casa de doña Eustolia, para degustar sus guisos de maíz quebrado, tortitas de huachales y un pipián. Y como aún le queda un huequito, Bruno visita los hornos de doña Ramona para probar las gorditas de horno en hoja de roble. Pero ir a Teúl y no probar los taquitos de mamá Elena es como no haber ido, por eso Bruno se toma un tiempo para probarlos.

 

HUAMANTLA, TLAXCALA
15 de MARZO

 

Bruno visita el pueblo mágico de Huamantla, Tlaxcala, tierra de mujeres y hombres guerreros de múltiples batallas por conservar su identidad. Primero se detiene en una hacienda del siglo XVII ubicada en Soltepec, donde preparan platillos de influencia prehispánica. Luego emprende una caminata para encontrarse con tres generaciones de mujeres que cocinan con maíz; después de comer tortillas, memelas y beber un rico atole de maíz rojo, llega la hora de conocer la preparación del dulce típico de Huamanta: el muégano. Se hace de noche y Bruno aún no ha cenado, pero en la Hacienda Santa Bárbara satisface su paladar con deliciosos platillos elaborados con ingredientes típicos cien por ciento vegetarianos, en compañía de la familia Zamora.

ZACATECAS, ZACATECAS
8 de MARZO

 

Tierra minera por excelencia que en cada rincón muestra su pasado colonial, así es la ciudad de Zacatecas. Bruno Bichir inicia su día recorriendo una calle en la que se instala un mercado sobre ruedas que lo sorprende con las delicias que los vendedores ofrecen, quesos de tuna, gorditas, atoles, tunas, el fruto representativo del estado base de sus dulces y postres. Después emprende el viaje para conocer la mina de San Bernabé. Luego de su aventura por el sitio minero a Bruno le ha dado hambre y para satisfacerla visita uno de los restaurantes más populares y originales de esta ciudad no sólo por su comida también por su mezcal. Finalmente Bruno da una caminata nocturna y se topa con un pequeño puesto que sirve unas ricas gorditas rellenas de guisados.

CIUDAD DE MÉXICO
1° de MARZO

 

Bruno se prepara para disfrutar una de las más grandes metrópolis del mundo, la Ciudad de México, la cual tiene una gran variedad de opciones culinarias para todos los paladares y bolsillos. Para empezar el día, Bruno visita el mercado de Río Blanco para saborear algunos de los guisados caseros que ahí se cocinan y algunos antojitos famosos del lugar. Después, se dirige a San Pedro de los Pinos para probar la comida que distingue a su mercado, los mariscos. Bruno aún no queda satisfecho, así que decide ir al mercado de Coyoacán para comer unas ricas tostadas con la grata y divertida compañía de un niño comensal. Para terminar el día, y como Bruno no ha cenado, llega al mercado San Camilito para degustar un delicioso pozole.

LEÓN, GUANAJUATO
22 de FEBRERO

 

Bruno Bichir viaja a la ciudad heredera de una antigua tradición artesanal que se erige como la capital mundial del calzado. La primera parada es en un puesto que ofrece la “guacamaya”, un antojito típico de la Perla del Bajío. Después de saborear una rica tortita rellena de chicharrón, pasea por las calles del centro y visita una fábrica de calzado para conocer su proceso de producción. Esta visita le abre el apetito en el momento justo, por lo que se dispone a conocer uno de los lugares para comer de mayor tradición en León: el Barrio San Juan de Dios, donde disfruta unas deliciosas enchiladas con cecina acompañadas de la bebida típica, la “cebadina”. Pero Bruno no se va de León sin antes probar un delicioso pan y una rica y refrescante nieve.